Control de especies invasoras

Las especies invasoras son una amenaza importante para las especies nativas y los hábitats, y su proliferación puede tener un efecto dramático sobre nuestros recursos naturales. Cuando una especie invasora aparece por primera vez en una nueva área, puede ser posible erradicarla si se detecta a tiempo. Si la erradicación no es posible, las especies pueden ser objeto de medidas de control y gestión.

Para reducir el impacto y la propagación de las especies invasoras existen diversas técnicas:

  • Eliminación mecánica. Incluye la captura directa de los ejemplares exóticos y su eliminación, o la siega de la vegetación invasora. También se utilizan sustratos artificiales que inducen a la puesta de los peces invasores para eliminar los huevos.
  • Control químico mediante el uso de herbicidas autorizados, o venenos selectivos para peces como la rotenona o antimicina.
  • Control biológico mediante la liberación de otras especies que puedan actuar como depredadores, parásitos o patógenos específicos para reducir las poblaciones de las especies invasoras. Este tipo de control requiere una extensiva investigación previa para asegurar que las especies que se utilicen para el control biológico no pueden representar nuevos riesgos para el ecosistema.

IMG_2177 (Small)   IMG_9821 (Small)