Vegetación acuática

La vegetación acuática engloba el conjunto de plantas cuyo ciclo biológico tiene lugar total o parcialmente en el agua. El término macrófito se refiere a las plantas acuáticas visibles a simple vista.

Dentro de los macrófitos podemos distinguir: hidrófitos (plantas estrictamente acuáticas que completan su ciclo biológico cuando todas sus partes se encuentran sumergidas o flotando en la superficie) y helófitos (plantas anfibias con la parte inferior sumergida en el agua). Los hidrófitos reflejan cambios a medio y largo plazo (meses o incluso años), y son buenos indicadores de cambios en la calidad del agua. Los helófitos son buenos indicadores de la estructura de las riberas fluviales y lacustres, y también son sensibles a cambios en la calidad del agua (mineralización y nutrientes) aunque de forma menos acusada que los hidrófitos.

El estudio de la vegetación acuática permite evaluar el estado de las aguas y determinar las presiones fisicoquímicas e hidromorfológicas a que está sometida la masa de agua. Su uso como indicadores del estado ecológico está señalado en la Directiva Marco del Agua.

Potamogeton